de Alemania

Zwibelkuchen Pastel de cebolla

En septiembre u octubre comienzan los primeros vinos al salir al mercado. Son finos de esa cosecha, sin tiempo alguno de haber producido alcohol. Se venden sin tapón, solamente con la caperuza de aluminio. La tradición es tomar pastel de cebolla con este vino. Tuve varios años en los que estas reuniones eran sagradas, y una alegría recibir el otoño con vino, un pastel y amigos.

CS: Cuchara sopera. CP: Cuchara pequeña

Necesitamos para unas 6 porciones:

4 cebollas medianas.

3 huevos.

2 CS de aceite (o mantequilla).

200 gr. de bacon ahumado.

200 g. de nata para cocinar.

150 gr. de queso Gouda rallado.

Sal, nuez moscada y pimienta.

Preparamos los ingredientes

Preparamos la masa según la receta de la masa de la levadura.

Extendemos la masa de levadura fresca y la colocamos sobre un papel de hornear y cubrimos toda la bandeja del horno.

Partimos las cebollas a tiras y troceamos el bacon del mismo modo.

 

¡A cocinar!

Freimos las cebollas y bacon a fuego mediano en el aceite, moviéndolo para que se haga todo bien hasta que las cebollas queden blandas. Lo retiramos y dejamos enfriar un poco.

En un recipiente, batimos los huevos con la nata, la sal, la nuez moscada, pimienta (todo al gusto), y el queso rallado.

Colocamos la cebolla encima de la masa de levadura y le añadimos con cuidado la mezcla que hemos preparado con la nata, el queso y las especias. Lo ponemos en el horno a 150 grados unos 30-40 minutos, hasta que al introducir un cuchillo en la masa, este nos salga limpio.

Montaje

Esta receta se toma con vino blanco de la cosecha.

Etiquetas: huevos, para llevar, pastel